A 16 años del cierre de Parmalat

Locales 30 de agosto Por
Aquel 30 de agosto mostró a un pueblo movilizado por una de sus empresas insignia. Había sido fundada por Alustiza y Fonseca como ALFO, luego la compró La Vascongada, siguió Milkaut, hasta que Parmalat apagó la chimenea .
Vista parmalat
La imagen obtenida por esos días. Archivo PODER Ciudadano

"Santa Rosa trajo una lluvia de despidos sorpresivos de operarios de la planta local", tituló la edición Nº 4 de PODER Ciudadano, parodiando al mito popular sobre la tormenta de la Patrona.

La bajada de la portada de la histórica edición del decano decía: Justo en el día de las fiestas patronales de la localidad, cuando la procesión por las calles parecía pedir por la continuidad de las fuentes de trabajo de la empresa láctea y Santa Rosa parecía llorar ante la desesperación de las familias que recibían la amarga noticia: “Usted queda despedido, no tiene más trabajo”.

Lo cierto es que el “famoso”, por estos días, y muy nombrado gerente Lizarralde, fue en persona el responsable de comunicarles el despido a más de quince operarios. Después de romper un acuerdo con el gremio, donde constaba que sólo se desprenderían de personal con el sistema de retiro anticipado y voluntario. PODER Ciudadano, como tenía que ser, se comunicó telefónicamente siendo la única manera de encontrar una palabra oficial de la empresa y hablamos con el gerente de Recursos Humanos, el Sr Trentacoste, desde su oficina en la localidad bonaerense de Olivos, nos manifestó...

En esta efemérides quisimos rememorar uno de los días más tristes para los arienses, donde la entonces multinacional italiana descartó a su personal como también, lo hacen las empresas del mismo modelo en la actualidad.

COMPARTIMOS LA NOTA COMPLETA

Crisis en las empresas

Parmalat en menos de un año echó a treinta personas. Los rumores dicen que van por más

La empresa láctea italiana ya redujo su plantel de trabajadores en un 33 % en ocho meses como consecuencia de la prolongada recesión que tiene en jaque al país por más de  tres años.

El pasado 30 de agosto la Empresa Parmalat despidió a más trabajadores de su planta de producción ubicada en Arias lo que causó una gran indignación entre los mismos.

PODERCiudadano trató de obtener una entrevista con el gerente de la planta local,  el Ingeniero Lizarralde, y ya que en la localidad fue imposible lograr ese contacto, decidió obtener la versión de la empresa llamando a la planta de Pilar (Bs. As.) acerca de los hechos de público conocimiento.

Toda una Odisea…

 E l sábado 1 del corriente logramos comunicarnos con Lizarralde, quién  aclaró sólo ser encargado de la asistencia técnica en la planta de Arias y Pilar. El mismo, sin hacer un solo comentario más, inmediatamente, nos derivó a la gerencia de recursos humanos (RR.HH.) en Olivos, cuyo gerente es el Lic. Jorge Trentacoste.

El lunes, nuevamente reiniciamos la comunicación con la empresa y sólo obtuvimos la respuesta de una empleada, quien expresó que el Lic. Trentacoste estaba en una reunión en Capital Federal y estimaba que durante todo el día no se haría presente en su oficina.

Nuevamente, el martes, después de tanta insistencia, PODERCiudadano logró contactarse telefónicamente con la fuente mencionada y ante la pregunta sobre el por qué, o a qué razón se debía este masivo despido de trabajadores en la planta de producción de Arias, manifestó que la misma corresponde a una reestructuración de la planta de producción local, es decir, que de ahora en más, se concentrará la producción de ricota en la localidad de Pilar, que antes se hacía en Arias y esto se debe a una cuestión de costos. Por lo tanto, la decisión fue meramente operativa y corresponde a una parte del plan estratégico de la compañía. El ejecutivo, además, se encargó de decir que la empresa hace un par de años realizó inversiones en la planta de Arias y que hay detalles que no deben darse a conocer, que corresponden a decisiones netamente empresariales y que la empresa también se desprendió de gente en otras plantas del país. En síntesis Trentacoste atribuyó esta crisis a la necesidad de bajar los costos de producción ante la baja de ventas.

Cuando se le consultó si Parmalat cerrará la planta de producción de Arias respondió que ésta seguirá produciendo quesos, por lo que se mantendrá la planta actual de operarios.

Por los dichos del responsable de la multinacional italiana, se puede decir que la marea pasó, lo cierto es que hoy en Arias, tenemos a 20 familias sin trabajo.

Confiamos en que las personas sin el empleo saquen su propia espada de Damocles para luchar por su propio destino.

El Sindicato

Consultamos al titular de ATILRA (Asociación Tamberos de la Industria Lechera de la República Argentina)  el señor Francisco Martínez quién nos manifestó que su sindicato hizo una denuncia ante el Ministerio de Trabajo en la sede de Bell Ville, sobre los despidos en la planta de la empresa Parmalat. Con ello se busca conseguir una reunión con ésta en el Ministerio, y así discutir un acuerdo que no perjudique a los trabajadores. En el caso de seguir con los despidos los puntos a tratar serían jubilaciones por invalidez de algunos operarios, traslados a Pilar, entre otros.

Ante la pregunta si pensaban hacer una protesta mayor tal como movilizaciones o cortes de la ruta 8, Martínez se atajó diciendo que el sindicato no son partidarios de ese tipo de acciones, ya que lo único que se logra es perjudicar a los que no tienen nada que ver con el problema. Sólo podemos llegar a realizar un paro de actividades dentro de la fábrica pues es la manera de que la empresa sienta que no producimos.

Algunas reflexiones del delegado local

Osvaldo Moreno, representante de los obreros locales, nos comenta cómo se dieron los hechos. "Nosotros nos enteramos de que la empresa trasladaba la producción de ricota a Pilar, entonces nos dimos cuenta que la misma tenía que hacer una reestructuración de la planta, es decir, reducir el personal. En base a eso los delegados nos reunimos con el gerente, hasta ese momento, Lizarralde, y le preguntamos de cuánta gente la fábrica debía desprenderse, comentando que estaba en el orden de las quince personas con las que se trataría de llegar a un arreglo para no tener que hacer despidos masivos. Entonces, interpreto que sus dichos fueron expresados para calmar los ánimos. Nos usaron. Yo confiaba en que se iba a llegar a un arreglo con la empresa pero no fue así, y la cosa es que la empresa trasladó  tres jefes hacia  la planta de Pilar. Estos  trabajadores tienen sueldos mayores a $1.200, es decir, que si debían afrontar un alquiler de $300, dentro de todo, iban a sufrir menos que los operarios que ganan $500 y esto nos preocupa, porque que la empresa no les reconocía más que un aumento de categoría que significaban $30 más un ticket canasta del orden de los $80. Fue lo único que conseguimos para la gente, pero ante esta propuesta, yo les dije a los trabajadores "Muchachos la plata es de ustedes y el puesto también, pero mi consejo es que no acepten. Si aceptan se tienen que pagar el alquiler, y con una carga  de la mitad del sueldo se van a tener que volver a los veinte días por que no van a poder ni comer con ese dinero, y allá se verán obligados a renunciar,  y acá por lo menos los van a tener que indemnizar", entonces los trabajadores optaron por la recomendación y no se fueron".

 ¿Estaban de acuerdo todos los trabajadores?

-Tratamos pero no pudimos hacer una reunión general, pero estaban casi todos de acuerdo. Lo que sí, ante los últimos despidos del día 30 nos reunimos todos los compañeros.  

Concretamente, ¿cuántos despidos hubo hasta hoy?

- El día 30 por la tarde le llegaron los telegramas a diez personas, sumado a los ocho retiros  voluntarios, y los tres traslados a Pilar, -estos últimos contemplados dentro del previsto achicamiento- suman un total de  veintiún trabajadores.

 Y sigue Moreno… "en total desde hace ocho meses a la fecha, la planta se redujo en aproximadamente 30 personas". Esto quiere decir que  la empresa tenía alrededor de 95 trabajadores achicándose alarmantemente  un 33 por ciento.

"Lo cierto es que entre las personas despedidas se incluyen algunas con serios problemas de salud, es decir que el factor humano no se tuvo en cuenta para nada. Lamentablemente para estas empresas el trabajador es un número y el día que te quieren dejar sin trabajo, te quedás sin trabajo y no respetan el preaviso, pero por más que lo paguen, si a una persona que la van a dejar sin laburo le avisaran un mes antes al menos tiene la oportunidad de prepararse, pero así de golpe no es fácil".

¿Cree que la empresa podrá rever esos casos de empleados despedidos con  familiares con problemas de salud?

-Bueno, eso vamos a tratar de pelear ahora con la denuncia que hicimos en el ministerio de trabajo en Bell Ville, y creo que en diez días vamos a tener novedades y ahí iremos todos, con las personas despedidas, los delegados y el secretario de ATILRA, pero es muy difícil. La empresa dijo que no dará marcha atrás, que la reestructuración la tiene que hacer. Lo único que sí vamos a discutir son hechos puntuales como el caso de Zulkovsky. Pero lo que si debemos decir y no mentir, es que si reincorporan a éstas personas, van a tener que echar a otras, y no creo que esto pare acá, en este momento la planta quedó con 61 trabajadores, esperemos que el próximo fin de mes no tengamos que lamentar más despidos.

¿Cómo sigue la lucha?

- La discusión sigue en el Ministerio de Trabajo, ahí queremos sentarnos con la empresa y que  se defina por escrito con cuánto personal se va a quedar y si tiene que desprenderse de más trabajadores vamos a buscar la forma para que sea lo menos traumático posible.

Para mi la planta va a quedar como hace cinco años atrás, cuando éramos cincuenta empleados, también creo que la intención de la empresa no es irse de la zona, de vender o retirarse del país por lo que me comentaron en el sindicato en Buenos Aires, pero se deben adaptar a la situación de Argentina.

¿Van a decidir un plan de lucha o algo por el estilo?

-Ya hicimos la presentación en el Ministerio y por ahí pasará toda la lucha, la otra protesta que charlamos en la reunión con los trabajadores era la de hacer un paro en la planta, parar la producción, la única que a la empresa le afectaría, pero la gente optó por luchar con el sindicato en el Ministerio, podríamos ponernos a quemar gomas, cortar la ruta, pero lo único que lograríamos es perjudicar a otros y tal vez nos perjudique más aún, y la empresa termine echando a mucha más gente o algo similar lo que sería peor para los trabajadores, por eso la lucha pasará  únicamente en el Ministerio de trabajo.

Juanjo Stadelmann

Editor y director de GRUPO FULLPromo

Te puede interesar