Fundamentos del Discurso negacionista y Apología del Delito

Sociedad 08 de febrero de 2020 Por Leticia Garay
Desaparecer personas, negarlo y contraer Deuda. El ABC del discurso y método de la dictadura, reabre heridas y presenta algunas similitudes con la construcción discursiva de la gestión macrista. Así los hechos, la Asociación de Ciudadanos Argentinos Residentes en Francia (ACAF) pidió al presidente Alberto Fernández que penalice el negacionismo de la última dicatudra.
Alberto y ACAF
El presidente Alberto Fernández en París reunido con miebros de la ACAF

La Asociación de Ciudadanos Argentinos Residentes en Francia (ACAF), acercaron al presidente Alberto Fernández en ocasión de su gira por París, la propuesta para penalizar el negacionismo de la última dictadura militar, discurso destinado a desacreditar todo el trabajo realizado por los Organismos de Derechos humanos, cuestionando cifras y crímenes que incluso ya fueron juzgados, desconociendo la existencia de presos políticos durante la dictadura y olvidando que también tuvo como base de sustento, un plan económico destinado a tomar deuda externa, destruir la industria nacional, empobrecer y entregar al país bajo los intereses norteamericanos.

La filosofía que argumenta esta petición actual de los argentinos residentes en Francia, tiene como ejemplo la "Ley Gayssot”, una norma aprobada en 1990 en aquel país, que castiga (con multas y hasta un año de prisión) el negacionismo de los crímenes del nazismo. 

Fundamentos del Discurso Negacionista

Siempre hubo personas que aplauden crímenes, que fomentan actos de violencia justificándolos de alguna manera, que apoyan peleas, asesinatos, linchamientos, pena de muerte. No es casual que la Argentina de hoy tenga en la tapa de las noticias asesinatos a golpes en manada, mujeres castigándose con un público que aplaude, femicidios con estadísticas alarmantes, bullying adulto e infantil.

Ciertamente el discurso negacionista encierra una ideología profunda, sumamente subjetiva, una imposibilidad de aceptar una realidad empíricamente verificable y con evidencias históricas, con el fin de evadir una verdad incómoda y construir y sostener social y mediáticamente, una mentira para que no se haga Justicia y no salga la verdad a la luz.

Recordemos que en Argentina fue parte del Plan Sistemático que popularizó Jorge Rafael Videla en la última dictadura, sin dar datos del paradero de las personas que secuestraban, sin dejar ninguna información de los bebés que comercializaron, vendieron y asesinaron, sin dejar registros para los familiares de las entraderas que realizaban, sin mostrar los cuerpos, porque judicialmente también, sin cuerpo no hay delito comprobable.

Esto no fue fortuito sino que vino acompañado de una serie de declaraciones públicas que se realizaban en lo que se conoce como la famosa "Literatura de proclamas" que eran los comunicados radiales y televisivos , que todos las semanas publicaban los militares reforzando este discurso que fundamentaba y justificaba la muerte y desaparición forzada de personas en frases como "la lucha contra la subversión",  o que deslegitimaba el esfuerzo y la búsqueda de los familiares que se acercaban a preguntar a las cárceles con frases como: "algo  habrán hecho", "seguro que se fugó con el noviecito", "me parece que usted no cuidaba bien a su hijo"

Poner a cuestionar los crímenes de lesa humanidad ocurridos en la dictadura por estos días, incluso los que ya fueron juzgados por la Justicia argentina, es incurrir en una Apología del Delito, que no viene siendo sancionada por la Justicia y que insulta la memoria de todos los ciudadanos y de las víctimas en especial, cada vez que un político decide remover y provocar.

La burla macrista

Fuimos testigos de la burla macrista hacia la tarea y el reclamo de los Organismos de Derechos Humanos, con estigmas tales como "el curro de los Derechos humanos" en las palabras del ex presidente,  o en palabras de muchos de sus funcionarios que se dedicaron reiteradamene a repetir y cuestionar las cifras, sin dedicarse a la tarea esclarecedora de este tema que tiene que ver con la desclasificación de archivos de información que lleven a dilucidar datos estadísticos que aún hoy se desconocen. Obviamente basados en el mismo discurso negacionista  setentista que fomentó una ideología destinada a desparecer personas y contraer deuda externa.

Ya en el discurso dado durante el debate presidencial de candidatos frente a Daniel Scioli, Macri se refirió en términos despectivos hacia los Derechos humanos y mencionó a Milagro Sala, en claro preaviso de lo que después sucedería: la privación de su libertad.

Las peticiones de la ACAF

La ACAF reúne a argentinos de distintas organizaciones que trabajan por los derechos humanos

Del encuentro con el presidente Alberto Fernández, también participaron otras asociaciones como Hijos-Paris, Colectivo por la Memoria, France Amerique Latine (FAL), Familiares de franceses desaparecidos en Argentina.

Allí se plantearon  inquietudes con respecto a la existencia de presos políticos en Argentina y notablemente el caso Milagro Sala. En este sentido, se le hizo entrega del libro que fue fruto de un trabajo colectivo: Milagro Sala, l’Etincelle d’un peuple, de Alicia Dujovne Ortiz por la editorial Des Femmes, Antoinette Fouque. Y pidió fuertemente por su liberación y la de todos los presos políticos. También manifestaron la preocupación por el Law Fare en América Latina y su tratamiento en la prensa europea.

Por su parte, H.I.J.O.S-Paris expresó su inquietud con respecto al otorgamiento de domiciliarias y condicionales a genocidas condenados, y propuso impulsar un proyecto de ley anti-negacionista como el existente en Francia. El presidente se mostró  interesado en estudiar el tema.

Leticia Garay

Licenciada en Comunicación Social en la U.N.C. Periodista.Docente.

Te puede interesar