Alicia Dickenstein, la matemática argentina distinguida por L’Oréal-Unesco

Sociedad 11 de febrero de 2021 Por Redacción
Doctora en Ciencias Matemáticas, es la primera matemática argentina en obtener el premio “Por las Mujeres en la Ciencia”.
Dickenstein-752x440

La científica argentina fue distinguida por sus trabajos excepcionales a la vanguardia de la innovación matemática, aplicando la geometría algebraica al ámbito de la biología molecular. Sus investigaciones permiten comprender las estructuras y los comportamientos precisos de las moléculas y las células, incluso a una escala microscópica.

Cabe destacar, que este galardón premia a cinco  científicas con un trayecto excepcional procedentes de todo el mundo, se recompensa la excelencia de sus trabajos de investigación en ciencias de la materia, matemáticas e informática.

Dickenstein es doctora en Ciencias Matemáticas (UBA), investigadora superior del Conicet (en el Instituto de Investigaciones Matemáticas “Luís Santaló”) y especialista en geometría algebraica. Actualmente, se desempeña también como profesora titular plenaria en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires, es académica en la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Argentina (ANCEFN), y desde el 2020 de la Academia Nacional de Ciencias de Argentina (ANC).

Con su trabajo en la frontera entre las matemáticas puras y aplicadas, construyó vínculos importantes con la física y la química y permitió a los biólogos adquirir una comprensión estructural profunda de las reacciones bioquímicas y de las redes enzimáticas.

Pensamiento crítico, prejuicios y lo que las mujeres son capaces de hacer

En diferentes entrevistas, Dickentein planteó que hacer matemática básica es una capacidad inherente al ser humano, como hablar,  y asegurando que "las personas somos más instintivas, que lo racionales que nos creemos" y señaló que, frente a eso, "el entrenamiento matemático" permite desarrollar un pensamiento crítico".

Por otra parte , se refirió a que "hay algunos prejuicios que están muy metidos en la sociedad, que son muy sutiles y que nos va a llevar tiempo desarmarlos, aunque creo que se está intentando". "En este sentido, tuve suerte porque nunca pensé que las mujeres podíamos hacer menos que los hombres; tal vez por eso pude hacer todo lo que hice ", explicó la científica.

Se inició en esta carrera gracias a un test vocacional que le hizo una psicóloga, que le permitió enterarse de que existía esta carrera específica. 

En este sentido, apoya a las jóvenes a estudiarla y enfatiza la importancia de la orientación vocacional y el apoyo familia. Por prejuicios muchas veces se piensa que las mujeres tienen menos posibilidades de hacerla, cuando esto en realidad se debe a las prácticas culturales que las vinculan más que al hombre al cuidado de los hijos cuando nacen.

Dickenstein explicó al CONICET, que ha trabajado en distintas áreas de la geometría algebraica y sus aplicaciones. Uno de los temas que abordó desde distintos aspectos es el estudio de los llamados “discriminantes”, que permiten detectar “singularidades”, que son puntos donde una superficie o una trayectoria no son “suaves” sino que presentan ángulos, cúspides, etc. “Es importante detectar estas singularidades porque son fuente de nuevos comportamientos. En general, un brazo robótico debe evitarlas porque podría quebrarse.

Una de las aplicaciones en las que me he concentrado en los últimos años es en el estudio de la estructura de redes bioquímicas de señalización celular, como las cascadas enzimáticas, con herramientas de álgebra y geometría. Por ejemplo, detectamos una estructura común en redes diversas, que denominamos redes MESSI, y sobre las cuales es posible demostrar teoremas generales acerca de su comportamiento”, explica la investigadora.

Te puede interesar