Suspender la presencialidad escolar: El paso que falta dar

Salud 17 de mayo de 2021 Por Leticia Garay
Ante los 199 casos activos en Arias y dos muertes en una semana, la pregunta es obligada: ¿Qué más hace falta?
aula vacía
El número de ausentismo por diagnóstico positivo o por ser contacto estrecho, tanto de alumnos como docentes, hace que naturalmente se suspenda la presencialidad. (Imagen ilustrativa)

Obviamente la presencialidad educativa siempre ha sido la modalidad preferida para todos los actores sociales. Sin embargo,  la escalda de casos en la localidad y en el departamento en general, pone en tela de juicio algunas decisiones políticas que  hasta el momento de esta nota, no encuentran todavía, suficientes razones para dar el paso.

¿Qué más hace falta?

El sábado en la mañana el espectáculo en el Hospital Cabrini fue dantesco. El trabajo incesante de los trabajadores de la salud,  apurándose a llamar a la gente citada para que no se acumularan de un lado y del otro de la casilla de testeos, realmente dio pena. Niños, personas de la tercera edad, jóvenes, familias enteras sometiéndose al test y rogando a Dios para que el resultado del rápido diera negativo. A la cita no faltó nadie: podían verse desfilar docentes y directivos de todas las instituciones.

Las temperaturas del invierno hacen que muchas personas contraigan patologías propias de la estación, y las escuelas con las ventanas abiertas no ayudan a evitar esto. 

La necedad de no tomar la iniciativa hace que hoy en Arias haya docentes y burbujas aisladas en todas las escuelas y prácticamente la no presencialidad escolar va cayendo sola, debido al gran número de ausentismo de los docentes, ya sea por aislamiento o diagnóstico positivo, o por parte de los alumnos que quedan vinculados como contactos estrechos.

En entrevista para nuestro medio el director del Hospital Cabrini, señalaba la importancia de frenar la escalada de contagios para lo que recomendaba por 15 días no reunirse, pero no se habló de la presencialidad escolar. Mientras tanto, por su parte, el intendente luego comunicó tras una reunión con otros mandatarios, que se cerraron actividades deportivas en los clubes y hasta el edificio municipal quedó aislado.

¿Y entonces? ¿La escuela no es considerada un espacio de reunión a la intemperie con temperaturas de invierno?

Para muestra sobra un botón

Hoy en el IPET de Arias hay casi una decena de docentes aislados, incluyendo al equipo directivo.  En el Jardín de Infantes Sargento Cabral sólo quedan funcionando presencialmente salas de 3 y 4 años turno Mañana, el resto en modalidad virtual por aislamiento preventivo.

Por su parte en el Jardín de la Remedios, está aislado parte del personal auxiliar por contacto estrecho y otra docente en el otro turno.

La Sargento Cabral primaria tiene una docente aislada y mañana testearán a algunos niños por lo que se esperan nuevos resultados.

En el ámbito privado, la situación no es diferente. También hay docentes y alumnos aislados.

Dada la situación en la provincia, desde gremio docente UEPC se vienen realizando varios petitorios de "presencialidad focalizada", atendiendo la situación epidemiológica de cada localidad. 

En el Departamento ya hay localidades que tomaron la decisión , al igual que en el departamento Unión.

"Teléfono para Grahovac"

La potestad de suspender las clases es del Ministerio de Educación Provincial pero para dar el paso, deben tener argumentos. Los intendentes son gestores ante el Ministerio, como lo hizo el intendente de Viamonte, Monte Maíz, Monte Buey con diferencias significativas en la cantidad de casos para cada pueblo. Esta nota busca ser un llamado a la reflexión.

Leticia Garay

Licenciada en Comunicación Social. Periodista. Docente.

Te puede interesar