Argentina ya recibió más de 94 millones de vacunas para combatir el coronavirus

Nacionales - Salud 01 de enero de 2022 Por CLAUDIO BENITES
La llegada de dosis logró que el 94,3% de la población mayor de 50 años haya iniciado su esquema de inoculación y que el 89,8% lo haya completado.

61c0d2e5cb97d_900La campaña de vacunación avanza en todo el país.

La Argentina recibió más de 94 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus desde el inicio del plan estratégico de inmunización que impulsa el Gobierno, con lo que logró que el 94,3 por ciento de la población mayor de 50 años haya iniciado su esquema de inoculación y que el 89,8% lo haya completado, según informes oficiales.

La llegada constante de vacunas y el avance en los esquemas de inoculación permitieron que se flexibilizaran las medidas restrictivas a la circulación y la concentración de personas al constatarse la incidencia positiva de la vacunación en el número de internaciones, mortalidad y tensión en el trabajo de médicos y enfermeros, como también en la ocupación del sistema de salud.

"Hay stock suficiente para completar los esquemas de quien haga falta y los refuerzos a toda la población", repite por estos días la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

Esta situación llevó a la Casa Rosada a donar vacunas Astrazeneca a países como Mozambique, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Vietnam y Dominica, Angola, Kenia, Bolivia y el Caribe central.

Esas donaciones, en algunos casos, coincidieron con la detección en Sudáfrica de la variante Ómicron, lo que reactualizó el debate sobre el acceso desigual a las vacunas que divide a los distintos continentes -con África como principal perjudicado- para proteger a su población: la Argentina llevó así al plano de lo concreto los principios tantas veces esgrimidos que apelan a la "solidaridad y fraternidad" entre los pueblos.

La ministra Carla Vizzotti llevó vacunas donadas a Bolivia.

Del total de vacunas recibidas en el país tras el inicio de la pandemia, 14.683.210 corresponden a Sputnik V (10.125.655 del componente 1, y 4.557.555 del componente 2), mientras que 5.688.125 son Sputnik V pero producidas en la Argentina por el laboratorio Richmond (1.179.625 del primer componente y 4.508.500 del segundo).

En tanto, a la vacuna desarrollada por la empresa AstraZeneca le corresponden 26.524.900 dosis (580.000 de Covishield, producida en la India; 1.944.000 recibidas por el mecanismo Covax; 21.248.500 de AstraZeneca y Oxford cuyo principio activo se produjo en la Argentina; 2.202.800 donadas por España, y 549.600 por Canadá).

Además, 31.672.800 dosis corresponden al laboratorio chino Sinopharm (30.000.000 del contrato bilateral y 1.672.800 recibidas a través del mecanismo Covax); 3.500.000 a Moderna que fueron donadas por el gobierno de Estados Unidos; 1.704.000 a la empresa sino-canadiense CanSino, y 10.654.020 a la multinacional estadounidense Pfizer.

Desde el inicio del plan de vacunación, el Ejecutivo apeló principalmente a la aerolínea de bandera, Aerolíneas Argentinas, para el traslado de vacunas, tanto desde China (Sinopharm) como desde Rusia (Sputnik V, componentes I y II), con operativos que pusieron en determinado momento hasta cuatro aviones en el sire simultáneamente.

Aerolíneas también se ocupó del traslado de vacunas desde España y Estados Unidos, producto de donaciones de los respectos gobiernos.

En total fueron transportadas por la línea de bandera, en 24 vuelos desde Rusia, 12.213.375 dosis de Sputnik V, pero además se realizaron 17 vuelos desde Beijing en los que llegaron 12.875.200 dosis de Sinopharm; más dos vuelos desde Memphis, Estados Unidos, con 3.500.000 dosis de Moderna y un vuelo desde Madrid, con 400.000 dosis de AstraZeneca.

La cantidad de dosis transportadas por Aerolíneas Argentinas en 43 operaciones de transporte aéreo completadas desde que comenzó la pandemia alcanzó la cifra de 28.988.575.

Tambien avanzan los desarrollos de vacunas de origen nacional.

Además, se utilizaron como alternativa otras compañías aéreas como Qatar Airlines, Aeroméxico, KLM, Lufthansa y Air Canada, a las que recurrió el Estado argentino para realizar diferentes operativos que tuvieron su pico máximo de movilidad en el segundo semestre de 2021.

Estos operativos de traslado de vacunas permitieron tener al 82% de la población argentina con el esquema iniciado (una dosis) y el 68,2 completado (dos dosis), mientras que, en la población mayor de 18 años, la cifra ascendió al 92,8% con esquema iniciado y el 81,8% completo, informó el Ministerio de Salud.

También se vio un considerable crecimiento en la vacunación de adolescentes de entre 12 y 17 años, franja etaria en la que el 78% ya inició su esquema y el 55,4% lo completó, al tiempo que entre niñas y niños de 3 a 11 años, el 59,3% inició su esquema y el 32,5% ya lo completó.

El avance de la inmunización que reflejan esos porcentajes adquiere su real dimensión al repasar los estudios científicos que indican que la mortalidad por la Covid-19 en la población con dos dosis es de 3,17 cada millón de habitantes, mientras que en la población no vacunada asciende a 9,28 cada 1.000.000.

Vacunas de origen nacional

Mientras tanto, en 2022 comenzarán los ensayos clínicos de varias vacunas contra el coronavirus desarrolladas en el país y desde el Ejecutivo se anticipó que probablemente en el segundo semestre haya una vacuna o más disponibles para ser utilizadas masivamente en el país.

De todos los proyectos en desarrollo, el más avanzado es el de la vacuna "ARVAC-Cecilia Grierson" de la Universidad Nacional de San Martín (Unsam), cuyos ensayos clínicos comenzarán el 2 de enero.

Tres de los cuatro proyectos de vacunas que se están llevando adelante en el país, son desarrollados por entidades públicas y privadas mientras que una de ellas es desarrollada en su totalidad por actores públicos.

Uno de los vuelos de Aerolíneas que trajo dosis de Sputnik.

Entre ellas está Argenvac221, desarrollada en conjunto por la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y el Conicet, con la colaboración de las facultades de Ciencias Exactas y Naturales (FCEN) y de Farmacia y Bioquímica (FFyB) de la UBA; el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI); el ANLIS-Malbrán, la empresa GHON y los Laboratorios Químicos S.R.L., ANLAP y Sinergium.

Por otra parte, la vacuna Sputnik Light también fue autorizada para su uso de emergencia por el Ministerio de Salud: se trata del primer componente de la Sputnik V que se aplica como monodosis y es desarrollada por el Centro de Investigación Gamaleya de las afueras de Moscú, Rusia.

En relación a los próximos pasos, y ante la aparición de la variante Ómicron, ya se ha empezado a inmunizar con refuerzos a las personas "inmunocomprometidas" como también a los mayores de 50 años que recibieron la vacuna de origen chino Sinopharm.

Los especialistas, no obstante, alertan que "es posible" que haya que actualizar los inmunizantes, y al mismo tiempo llamaron a "estar alertas" ante la posibilidad de un rebrote de casos durante el verano en la Argentina.

Iustración; Pablo Blasberg,
 

Te puede interesar