Kicillof: “Las propuestas de la oposición son horribles”

0
Foto Cris Sille
Foto: Cris Sille

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, pidió a la población que vote por Unión por la Patria para “estar mejor”, expuso la necesidad de “defender todo lo logrado” y advirtió que las propuestas de la oposición “hoy aparecen sin maquillaje y son horribles”.

Télam conversó con el mandatario bonaerense durante una recorrida por los municipios de San Nicolás y San Pedro; los pormenores de la entrevista recordaron a la campaña de 2019, con el famoso Renault Clío y la movilidad permanente por distintos puntos del territorio provincial.

El diálogo, en esta oportunidad, no se produjo en el vehículo de su jefe de asesores Carlos ‘Carli’ Bianco -convertido casi en un símbolo- sino en la camioneta que Kicillof utiliza regularmente como oficina móvil, donde recibe candidatos, responde llamadas y prepara discursos.

Foto Cris Sille
Foto: Cris Sille

El economista analizó la última semana de campaña y respondió preguntas mientras almorzaba un guiso de lentejas recién preparado en el cámping del Automóvil Club Argentino (ACA) de San Nicolás, donde minutos antes había supervisado obras viales y charlado en profundidad con la militancia.

Desde aquella campaña de 2019, Kicillof lleva recorridos por tercera vez los 135 municipios que componen el distrito bonaerense: al describir la experiencia del contacto cara a cara con quienes se acercan a recibirlo, resumió: “Recibo mucho cariño y mucho respaldo. Eso me llena de energía”.

-Télam: ¿Cómo vive este tramo de la campaña?

-Axel Kicillof: Con intensidad y con la necesidad de llamar a nuestro pueblo a votar porque si no elegís, otro está eligiendo por vos.

Telam SE

-T: ¿Por qué los bonaerenses lo tienen que votar a usted y a Sergio Massa?

-AK: Porque estamos haciendo obras que no se hacían hace décadas en educación, en salud y en seguridad. Cuando observamos la campaña de la oposición, hay una suerte de competencia a ver quién te va a quitar más derechos, quién va a echar más gente, quién va a sacar leyes de flexibilización más duras, quién va a recortar más presupuesto, quién le va a hacer más la venia o se va a arrodillar más ante los acreedores y el Fondo Monetario Internacional. Tenemos la ventaja de que hoy las propuestas de la derecha aparecen sin maquillaje. La provincia de Buenos Aires necesita más salud, más educación, más rutas, mejores puertos, las computadoras, los pibes en las escuelas, los viajes de egresados, y más universidades. Es raro el discurso de la derecha, tan descarnado. Es una propuesta que va en contra de la producción nacional, piensan que es mejor traer todo de afuera. Lo que nos proponen es horrible: no son propuestas, son amenazas.

“Mejoraron todos los índices de seguridad en la provincia”

El gobernador Axel Kicillof rechazó la frase de uno de sus contrincantes de Juntos por el Cambio, Diego Santilli, quien expresó que en la provincia “la policía dejó de derribar los búnkers de droga” y respondió que en su administración “mejoraron todos los índices de seguridad”.

“La situación de seguridad y de narcotráfico del gobierno de (María Eugenia) Vidal, de (Mauricio) Macri, de (Diego) Santilli, de (Cristian) Ritondo, de Bullrich fue un espanto, puro marketing, mucho cartel, mucha propaganda, mucho discursito”, dijo.

Además, sostuvo que “no pasó eso que dicen en los barrios, tiraban un búnker -si es que lo tiraban- y a los dos días aparecía el siguiente, no atraparon a un narco relevante. Ese no es el punto”.

“Te digo cómo se expresa la política contra el narcotráfico: terminaron a los tiros en Avellaneda la Policía Federal con la policía de la provincia de Buenos Aires. Un espanto. Pero esto no quiere decir que todo ande bien ahora. Uno puede mostrar que hizo más inversión no digo que Vidal, que hace muchísimo tiempo”, continuó.

En ese marco, contó que al asumir “había dos mil patrulleros hechos puré, porque no invertían, porque estaban en el ajuste” y recordó: “le bajaron 26 puntos de sueldo a cada uno de los policías de la provincia de Buenos Aires”.

También rememoró que “dejaron 5 mil policías menos que los que había cuando asumieron”, indicó que “no hicieron nada de lo que decían que iban a hacer: dijeron que iban a poner el 82% móvil y no; que iban a sacar el impuesto a las Ganancias y no; no invirtieron en seguridad, ni cambiaron la formación de la policía”.

“Nosotros la estamos la reorganizando, pero va a llevar tiempo”, expuso el mandatario y remarcó que “todos los indicadores de delito bajaron desde Vidal hasta ahora y no lo digo yo, lo dice (Julio) Conte Grand, que es el procurador de la provincia de Buenos Aires”.

“Está en las estadísticas de seguridad que publica el jefe de los fiscales. Mejoraron todos los índices ¿Alcanza con eso? no, falta un montón. Pero es cuestión no de marketing y publicidad sino de inversión y también de coraje, como tiene el ministro Berni”, subrayó.

Luego, dijo: “A nosotros la policía de la provincia al principio nos puso agentes en la calle, retirados a protestar. Nos enfrentamos a lo que tenemos que enfrentarnos porque hay que transformar la policía de la provincia y ese es el camino más difícil y más largo”.

“Capaz que pagar pauta es más barato y pensarán que es más eficaz que hacer las inversiones que hay que hacer y las transformaciones que hay que llevar adelante”, concluyó.

-T: Usted dijo que un trabajador no puede votar a la derecha. Sin embargo, hay gente que está descontenta, que no la está pasando bien y a la que la inflación le licúa el salario todos los meses. ¿Qué se le dice a ese votante?

-AK: Todo hay que ponerlo en contexto y mirarlo en términos relativos y comparativos. Siempre cuento la historia del parque industrial de Florencio Varela, que recorrí en el año 2000 y habíamos abierto en la época de Cristina. Tenía 5 empresas instaladas que se iban a ir en el macrismo. Una porque le abrieron las importaciones, otra por los tarifazos en dólares, otra porque no había crédito en el Banco Provincia ni en ningún lado, y otra porque no tenía ventas porque había una caída del salario generalizada el mercado interno. El otro día volví y tenemos 36 empresas radicadas. Creció muchísimo el parque industrial, las que se querían ir, se quedaron y hay 50 más en proceso de instalación. ¿Qué quiere decir esto? Tenemos la mejor tasa de desocupación de los últimos 8 años: 8%. Estamos creando empleo, estamos expandiendo la producción, pero faltan cuestiones básicas, como el salario de algunos sectores. Tal vez había una expectativa de que se iba a recuperar más rápido e íbamos a volver a como estábamos en 2015 y está costando. ¿Por qué hay que votar a Unión por la Patria? No sólo porque vamos a estar mejor sino porque sin el voto y sin el respaldo sin el apoyo y el acompañamiento de las mayorías populares, trabajadoras y de los sectores medios no vamos a tener el poder político que necesitamos para dar las peleas que permiten después mejorar la distribución de la riqueza.

-T: Ese es otro problema.

-AK: Si la economía crece, se está produciendo más, hay más valor agregado, hay más ingreso y el salario no crece: alguien se lo está quedando. Evidentemente, con la paritaria no es suficiente, hay que poner la fuerza del Estado para que se pueda mejorar el salario, la distribución. El Estado tiene que estar trabajando para generar balances y equilibrios. No puede ser que se produzca más y se la lleven cuatro vivos. Esto necesita respaldo político. Necesitamos que se vote a Massa, necesitamos que se vote a Unión por la Patria en la provincia de Buenos Aires para tener esa espalda que se necesita para discutir con el Fondo. El FMI impone un programa económico y no le importa cómo están los salarios en la Argentina. Tenemos que discutir y confrontar con el FMI a pesar de deberle plata. Y esta es una cornisa muy finita por la que hay que transitar y si no es con el apoyo de la sociedad, no se consigue.

Foto Cris Sille
Foto: Cris Sille

-T: ¿Massa puede hacerlo defendiendo de los intereses de los argentinos?

-AK: Sí, no tengo dudas. Obviamente, no tiene lógica pensar que yo en economía estoy exactamente de acuerdo con todo lo que piensa Sergio. Sí tenemos un objetivo común: producción nacional, mejores salarios, más dignidad en el laburo, no quitar derechos laborales, más salud, educación y trabajo. Necesitamos todos nuestros votos para acompañarlo a Sergio y para que entre todos podamos llevar algo tan difícil por el mejor camino. Tengo la convicción de que Sergio va a luchar para que el Fondo no se meta en cosas que no puede meterse y para después eventualmente conseguir la forma de que no esté más husmeando y fiscalizando la economía nacional.

-T: ¿Qué cuestiones le quedaron pendientes en este mandato?

-AK: Muchísimo. En cada una de las áreas del gobierno, en salud, en educación, en seguridad, en infraestructura, en vialidad, en puertos, en parques industriales, en frigoríficos, en expandir las universidades. Nos falta un montón en cada una de estas materias. Vinimos a reconstruir y transformar lo que habían destruido. Y eso lleva más tiempo. Obviamente Macri no lo hizo, no lo van a hacer Bullrich, Milei o Larreta. Hablan de ajustar, de cero obra pública, de dinamitar, echando gente. Ellos no van a pelear por los recursos de la provincia, no les interesa.

“Estamos haciendo una inversión sin precedentes en educación”

El gobernador bonaerense Axel Kicillof afirmó que su gestión hace “una inversión sin precedentes en educación” con la construcción de 171 escuelas nuevas, 6.000 obras en los 12.000 edificios escolares y con la creación de 50 centros universitarios en el interior.

“Ampliamos los días de clase, no hubo ni un día de paro en la provincia de Buenos Aires en cuatro años”, explicó a la hora de referirse al área educativa.

Así, puso de relieve: “Agregamos una hora más de clase en las primarias, teníamos 30% que tenían 5 horas, ahora es 70%, o sea que son 45 días más de clase en cada año, y entregamos computadoras. Esto tiene que ver con transformar la educación en la provincia de Buenos Aires, en los contenidos y en los regímenes.

Al referirse al vínculo con los gremios docentes, expresó que la exgobernadora María Eugenia Vidal “se quejaba de que ella tuvo 65 días de paro y ahora ninguno” y apuntó: “¿Por qué no prueba la gobernadora de no bajarle los sueldos a los docentes? No es que ganaban como Paolo Rocca. Le sacaron 20 puntos”.

“Nosotros simplemente estamos en un proceso de recuperación del sueldo docente, de las condiciones de trabajo. No es que tenemos una relación personal de amistad con determinado dirigente gremial y entonces no hay paro docente. Cambiamos la relación con los trabajadores y trabajadoras de la educación, a los que habían señalado como si fueran una mafia”, siguió.

En ese sentido, rechazó que el gobierno anterior haya pretendido “reemplazar a maestros por voluntarios o padres que hicieran guardería de niños” y consideró que ello refleja “mucho desprecio, mucho maltrato y mucha ignorancia de lo que pasa en nuestra provincia”.

Posteriormente, planteó que si bien “se reconoce todo lo que se ha hecho, al sistema educativo le falta un montón que no es que porque uno recomponga el salario, triplique la cantidad de escuelas que inauguró Vidal o abra las 37 escuelas rurales que cerró Vidal, ya está todo resuelto”.

“Estamos haciendo una inversión sin precedentes”, recalcó y cuestionó el hecho de que la oposición le endilgue al gobierno haber “cerrado las escuelas durante la pandemia”.

Sostuvo, al respecto, que “todo el mundo, todo el país, todo el continente obviamente durante la pandemia se limitó la presencialidad”, rememoró que “decían que las vacunas eran veneno, quemaban barbijos y decían que eso era una restricción de la libertad”.

Cuando respondo que hay cero días de paro desde que asumí, ahora dicen que se refieren a que hay ausentismo. Te van corriendo el arco”, analizó y añadió: “tenemos 400.000 maestros y maestras en el sistema educativo, seguro que hay que mejorar en todos los todas las variables”.

“Falta, pero estamos en un momento de la mayor inversión en muchísimo tiempo”, continuó Kicillof y celebró “poder discutir sabiendo que gobernaron 4 años en la provincia de Buenos Aires hicieron un desastre, fue una calamidad en educación particularmente”.

Finalmente, dijo que si la oposición tuviera “alguna propuesta piola, la escucharíamos, pero no con estos sectores de la derecha más extrema que andan con los vouchers o con privatizar”.

-T: ¿Va a haber quita de derecho o es “campaña del miedo”, como dicen?

-AK: Ni siquiera corresponde la acusación. En ese momento tenías un candidato a presidente que agarraba la cámara y decía ‘en mi gobierno ningún trabajador va a pagar el impuesto a las ganancias’. Apagaron la cámara, ganaron la elección y duplicaron la cantidad de trabajadores que pagaban el impuesto a las ganancias. Era lo que decíamos nosotros y campaña de miedo era la frase que usaban para decir que nosotros los acusábamos de mentir. Pero estaban diciendo la verdad. Ahora no hace falta una campaña de miedo, alcanza con repetir lo que dicen ellos. Aparece Carrió diciendo ‘este ajuste que propone en el otro sector -de Bullrich- es contra la clase media y lo van a aplicar con represión y, si hace falta, muerte’. Ni hablar de Bullrich diciendo que va a ir con una cámara a buscar las reservas del Banco Central. Es el colmo. Di clases de Economía durante 20 años secundario y en el CBC. Nunca ningún alumno mío me dijo una barbaridad así. Ese nivel de ignorancia no lo vi nunca. Además, ya que se quiere poner a filmar, que se vaya a buscar la que se fugó Macri.

-T: ¿Cómo ve el avance de todos los candidatos de derecha en la región?

-AK: Vamos a ver qué pasa. Cuando ganó Macri las elecciones dijeron que venían 20 años de gobiernos neoliberales, que iba gobernar Macri dos períodos, después Larreta y después Antonia. Estaba Bolsonaro, el golpe que sacó a Evo en Bolivia y en Latinoamérica había una ola neoliberal y duró muy poquito. Volvimos a ganar las elecciones. Ahora está en discusión si en la Argentina va a hacer punta la derecha continental. Esta vez con una diferencia: dicen lo que vienen a hacer. ¿Qué trabajador va a querer que le saquen las vacaciones, el aguinaldo, el convenio colectivo? ¿Qué maestro va a querer que de nuevo no arreglen las escuelas o que le bajen los sueldos? ¿Qué trabajador de la salud va a querer que no haya insumos? ¿Qué agente de la policía va a querer no tener su chaleco antibalas o tener un patrullero que funcione y que le saquen 25 puntos del salario? Hay que ser muy claros. Lo mediático está complicado, porque hay medios hegemónicos que difunden, encubren y persiguen. Entonces no es fácil, y va a tener que ser de nuevo con la militancia, en la calle.

Foto Cris Sille
Foto: Cris Sille

-T: ¿Pensó en hacer un cambio de gabinete si gana?

-AK: Todavía no me puse a pensar en el después. Muchos ministros son candidatos, entonces seguramente van a asumir y vamos a tener que rearmar el gabinete. Hay muchas cosas del funcionamiento institucional de la provincia de Buenos Aires que yo cambiaría. Pero son leyes y hasta la Constitución que hay que discutir para agilizar los procesos y expedientes.

-T: ¿Conversó con Massa sobre los recursos que se necesitarán para la provincia?

-AK: Él ya está acompañando ahora con cada cuestión que necesita la provincia de Buenos Aires. Además de ser un dirigente que conoce mucho el estado nacional, conoce muy bien la provincia. Hoy tenemos mucha integración con el gobierno nacional en obras. Necesitamos que el gobierno nacional sea de Unión por la Patria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *