Ajuste y Represión en el Presupuesto 2019

Noticias 24/10/2018 Por
Mientras el oficialismo intenta dar media sanción a una Ley de Presupuesto armada a medida del Fondo Monetario Internacional, con recorte del gasto social y prioridad al pago de la deuda, afuera del Congreso, se desplegaron operativos represivos contra gremios y organizaciones sociales
congreso

Ajuste y Represión: dos ingredientes de la receta neoliberal

Es un hecho que se viene observando a menudo, la presencia de diversas fuerzas de seguridad inmiscuyéndose en la vida pública de los ciudadanos. Una Ley de Presupuesto que vulnera los sectores más sensibles de la sociedad, no puede ser aprobada mientras el pueblo aplaude y mira para otro lado. De hecho, esto quedó claro hoy miércoles 30 de octubre en las inmediaciones del Congreso, cuando muchas personas en uso de su legítimo derecho de protesta, salieron a repudiar la Ley de Presupuesto 2019.

Allí, fuerzas policiales detuvieron al menos 30 personas que se encontraban manifestando y cubriendo la protesta, contra el tratamiento del Presupuesto 2019, entre los que se encontraban delegados gremiales, referentes sociales y de organizaciones.

Con escándalos dentro del recinto y represión en la calle, la maratónica sesión por el Presupuesto 2019 culminaría en horas de la madrugada, con una votación cerca de las 4 de la mañana.

Preocupa el tema, porque Dujovne persigue la meta del “déficit primario cero”, que es el requisito fundamental para negociar con el FMI. Esto implica, recorte en áreas sensibles como Educación, Salud, Ciencia y Tecnología, tarifazos, salarios de los trabajadores del sector público...

Por otra parte,  queda al descubierto los principales beneficiados: especuladores y empresarios. Los primeros, con un  incremento de pagos en intereses de deuda pública, mientras que los segundos, obtienen todos los beneficios de la reducción de impuestos.

Cambiemos necesita los votos del peronismo para poder aprobarlo en ambas Cámaras por lo que ha mantenido reuniones con varios gobernadores.

Es curiosa la manera en cómo el Gobierno planea alcanzar un equilibrio en las cuentas fiscales que aquejan a la economía: a través de más endeudamiento. Se propone destinar millones a satisfacer las necesidades de un grupo de especuladores y organismos internacionales de crédito, sólo en concepto de intereses de deuda.