Alejo Ledesma: Clausuraron depósitos de agroquímicos y de máquinas pulverizadoras

Regionales 02/11/2018 Por
La Dirección de Fiscalización y Control del Ministerio de Agro de la Provincia, lo hizo a raíz de diferentes denuncias de particulares efectuadas al 0800-8888-2476. Un tema recurrente en la zona que queda prácticamente librado al control ejercido por las denuncias que efectúan los vecinos.
depósito claus

Según de publicó en página oficial de la Provincia de Córdoba, el Ministerio de Agricultura y Ganadería de la Provincia, a través de la Dirección General de Fiscalización y Control, continúa llevando adelante operativos en el marco de la Ley provincial 9164 de Productos Químicos y Biológicos de Uso Agropecuario. En esta oportunidad, los inspectores de la cartera estuvieron en la localidad de Alejo Ledesma, departamento Marcos Juárez.

Como resultado de varios procedimientos, a los cuales se llegó por datos aportados en diferentes denuncias realizadas al número 0800-8888-AGRO (2476), se clausuraron dos depósitos de agroquímicos y tres máquinas pulverizadoras autopropulsadas que no cumplía con la normativa vigente.

El primer depósito de agroquímicos sancionado tenía un agravante ya que funcionaba en el garaje de una vivienda particular. En un espacio reducido se encontraron gran cantidad de productos sin tener las mínimas condiciones de seguridad que establece la ley. Además, el lugar era utilizado como residencia del responsable del depósito junto a su familia, con el riesgo que esto implica para la salud de los integrantes. Se colocaron fajas de clausura y se determinó el traslado de todos los productos encontrados hasta un depósito habilitado.

Por otra parte, en la misma localidad, se clausuraron tres máquinas pulverizadoras autopropulsadas; en ningún caso tenían habilitación ni la inscripción correspondiente en el registro de la cartera productiva. Lo mismo ocurrió con otro depósito de agroquímicos, que no incurría en la gravedad del primero, pero tampoco cumplía lo que determinan la normativa vigente para estos comercios.

Un sistema débil en control

Obviamente, una vez más esta situación deja al descubierto la debilidad del control en el proceso de estos productos tan peligrosos, que queda a merced de la responsabilidad de quien trabaja o a la responsabilidad y buena voluntad de vecinos informados, que deciden por interés de salubridad propia, hacer las denuncias.