Un esfuerzo que duró poco

Regionales 30 de diciembre de 2018 Por
Estuve en Cavanagh registrando notas e imágenes para las crónicas de nuestros medios audiovisuales y ví la voluntad de reacomodarse rápidamente y reparar las roturas y, dar una vuelta de página.
Galpon
El viento pegó fuerte y aplastó el extremo oeste del galpón, que andan en los dos años de plantado.

Llegando al pueblo, desde Arias, me encontré con un camino sin casi de daños en los establecimientos rurales. Mientras viajaba, pensaba en el camino que, no hace mucho, el 17 de diciembre de 2017, el pueblo también sufrió una embestida aunque menor, donde un fuerte viento "destrozó el escenario, las carpas de artesanos y cuantiosos daños en la estación de trenes donde se quebró al medio el histórico molino de agua". Tras ello debió dar por suspendida la Fiesta de la Comunidad.

Nota relacionada

tormenta3La tormenta dejó el sudeste sin luz por más de 15 horas

También, si nos remontamos unos pocos años atrás, un 5 de enero, Cavanagh vivió su momento de mayor zozobra, cuando el agua de la lluvia ingresó de los campos del sur hacia los barrios periféricos y hubo que sonar las alertas y evacuar a varias familias. Este es un momento que costará mucho en borrarse de la retina de vecinos y funcionarios.

Y llegó el día de ayer, donde otra vez la naturaleza azotó con rudeza. Rudeza porque duele cuando una familia pierde parte de su techo donde vive, aunque siempre en estos casos, se privilegia las vidas a salvo, claro está. Tras los destrozos, cualquiera puede pensar en que es otro bajón y donde lejos de ello los cavanenses ya empezaron a meter mano para sanar las roturas.

Galpón

Las dimensiones del galpón son de 20 metros de ancho x 40 metros de largo y casi 5 metros de alto. 800 metros cuadrados que fue sigilosamente abonado en 18 cuotas mensuales por la administración de la intendenta Sandra Dal Bó, donde se sentían orgullosos de llegar a tenerlo con el esfuerzo de las finanzas propias.

Pero el viento, tal como se observa en la foto de PODER Ciudadano, pegó desde el poniente (oeste), rara vez las tormentas pegan de ese lado, es lo que muchos se preguntan. En definitiva, la naturaleza sigue siendo impredecible. Ahora, habrá que trabajar para salvar esa nave, que seguramente podrán llevar a cabo, como en las anteriores veces.

Juanjo Stadelmann

Editor y director de GRUPO FULLPromo