CARGILL : despidos, ganacias extraordinarias y nuevos controles para los productores

Nacionales 05 de febrero de 2018 Por
La misma firma estadounidense, corporación multinacional conocida por sus campañas para mitigar el hambre como las famosas Chocleadas Solidarias, es noticia por estos días tras despedir 40 trabajadores en las plantas de molienda de soja y puertos en el país, provenientes de la provincia de Santa Fe y Buenos Aires . Dato curioso ya que, según denunciaron fuentes gremiales, se encuentra gozando de un muy buen momento económico. Además, se imponen nuevos controles sobre la calidad de los granos para los productores.

Los operarios cumplían funciones en el complejo Punta Alvear-Villa Gobernador Gálvez, en el sur de Rosario.

A raíz de esta decisión, el Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario (SOEAR) inició un paro por tiempo indeterminado. Segùn explicò Sergio Dìaz, secretario del gremio, la empresa se habìa comprometido a ofrecer retiros voluntarios, pero el personal no estarìa aceptando dejar la firma.

Desde la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso, Desmotadores de Algodón y Afines exigieron la inmediata reincorporación de todos los despedidos y repudiaron el accionar "arbitrario" de la empresa, ya que "no puede argumentar ninguna explicación sobre presuntas dificultades económicas, siendo una empresa líder en el complejo oleaginoso con una facturación de $ 47.580 millones sólo en 2017".

Por su parte, la empresa argumenta que se encuentra comprometida en un proceso de transformación de las operaciones de las plantas, que involucra el reemplazo de determinados perfiles "con el objetivo de adaptarlos a las nuevas necesidades del negocio, en un entorno cada vez más exigente y desafiante". En un comunicado expresa que el objetivo no es la eliminación de puestos de trabajo sino que la "desvinculación de un grupo limitado de empleados serán reemplazados con nuevo personal contratado en cada una de las zonas y en las mismas condiciones de contratación actuales". También, desmintió que el objetivo sea la "tercerización" del trabajo, sino "garantizar la continuidad de las operaciones".

Nuevos Controles para los productores

El periodista Matìas Longoni publicaba la informaciòn en un conocido portal de campo, donde explicaba:

 “Tres años después de que el Gobierno emitiera una resolución que jamás se cumplió, y que obligada a hacer análisis de calidad de todos los granos que ingresaban al circuito comercial en una red de laboratorios habilitados, la mayor exportadora de granos del país, la estadounidense Cargill, decidió comenzar a hacer sus propios análisis sobre las cargas de maíz y trigo que ingresen a sus depósitos, para efectuar los pagos en base a sus propios resultados.

Hasta ahora el uso y costumbre era que, al recibir un camión, la compañía exportadora  tomaba una muestra y la remitía a los laboratorios de la cámara arbitral de cereales más cercana a su posición. Luego, con el resultado del análisis realizados por esa entidad, aplicaba las bonificaciones o descuentos en la liquidación final de la operación.”

Para màs detalles sobre este tema :

 http://bichosdecampo.com/