Pasaron tres décadas y una pregunta sigue sin respuesta: ¿Dónde está Miguel?

0
Jorge Jaunarena amigo de Miguel y actual Secretario de Derechos Humanos de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata Foto Eva Cabrera
Jorge Jaunarena, amigo de Miguel y actual Secretario de Derechos Humanos de la Facultad de Periodismo de la Universidad de La Plata. Foto: Eva Cabrera

Hace 30 años, Miguel Bru, un joven que escribía canciones y soñaba con ser periodista, era torturado hasta morir en una comisaría de La Plata por policías que fueron condenados a prisión perpetua, pero nunca confesaron dónde ocultaron sus restos, que aún no fueron hallados a pesar de 40 rastrillajes, un ofrecimiento de recompensa de 5 millones de pesos y más de medio centenar de marchas con un único reclamo: ¿Dónde está Miguel?

“No te importan más/ los desaparecidos/ No te importa más / si yo perdí a un amigo /No te importa más/ amigo del indulto / No te importa más /tu vida es un insulto” , decía la canción que a principios de los noventa escribió Miguel para su grupo de punk rock “Chempes 69”, sin saber que él mismo se convertiría en un desaparecido y en democracia.

A 30 años de la desaparición de Miguel Bru

VER VIDEO

Jorge Jaunarena, amigo de la víctima, exhibió con orgullo la letra de esa canción y recordó a Miguel: “Él quería ser periodista para poder denunciar las injusticias, para investigar. Leía Página 12 y escuchaba a Lalo Mir. Esos eran sus dos modelos”.

Telam SE

“Yo también quería ser rockero. Le gustaba expresarse y el rock and roll. Cantaba y componía las letras del grupo, y eran letras muy comprometidas con la política”, contó a Télam Jaunarena, quien en 1989 vio por primera vez a Miguel en el pasillo de la Escuela Superior de Periodismo (luego pasaría a ser Facultad) de la Universidad Nacional de La Plata.

Rosa Ester Schonfeld y una bsqueda que no cesa Foto Archivo
Rosa Ester Schonfeld y una búsqueda que no cesa. /Foto: Archivo

“Lo conocí a Miguel el primer día que pisé la Facultad de Periodismo. Yo venía de Neuquén y fui a la facultad para inscribirme y me acuerdo que había una pared toda escrita, no entendía nada. La verdad que casi que me quería ir corriendo te diría y no sé si Miguel me vio con cara de perdido o qué que se me acercó a hablar y ahí entablamos una enorme amistad porque de ahí no nos despegamos más“, explicó.

Jaunarena, que se desempeña como Secretario de Derechos Humanos de la Facultad de Periodismo de la Universidad platense, detalló que con Miguel compartían “cursadas”, reuniones en su casa, jugaban “al fútbol en la plaza” y salían de noche.

Rosa era la mam de nuestro compaero y fundamental en las movilizaciones Ah despert la lideresa que es hoy afirma Jaunarena Foto Eva Cabrera
“Rosa era la mamá de nuestro compañero y fundamental en las movilizaciones. Ahí despertó la lideresa que es hoy”, afirma Jaunarena. Foto: Eva Cabrera

“Yo iba a la casa donde estaba Rosa (Schonfeld de Bru, madre de Miguel) y me invitaba a comer”, relató.

Miguel vivía en una casa tipo chorizo, ubicada en calles 69 entre 1 y 115, de La Plata, junto a otros 6 jóvenes, algunos tocaban música con él y otros que también estudiaban periodismo.

En 1993, la policía de la comisaría novena de la ciudad realizó un allanamiento ilegal a la vivienda y el estudiante decidió denunciarlo, lo que derivó en amenazas y hostigamiento por parte de efectivos.

“Él me decía ´no puedo caminar de noche tranquilo por la calle, estos tipos me persiguen, me están hinchando´, y yo le decía `bueno, tratá de no andar solo a la noche, no te expongas`”, rememoró el amigo.

Según Jaunarena, “en esos años la policía era muy molesta, era la de los Renault 12, que perseguía mucho a la juventud, era una constante que te detuvieran por averiguación de antecedentes, te llevaban y te tenían por unas horas”.

“José Luis Fernández”, el nombre falso con el que la policía quiso ocultarlo

“José Luis Fernández” fue el nombre falso que figuró en el libro de guardia de la comisaría novena de La Plata con el que la policía intentó ocultar el ingreso de Miguel Bru, torturado hasta morir hace treinta años por efectivos de esa seccional y cuyos restos aún no se pudieron hallar.

“El doctor (Mario) Coriolano (defensor público fallecido en 2021), dijo que un domingo estaba revisando el libro de la comisaría novena y observa que hay un borrón y el perito dijo que debajo de José Luis Fernández había una `M`o una `N`”, recordó Rosa Schoenfeld, madre de Miguel en una entrevista a Télam Audiovisual.

Según la mujer, “el fiscal general dijo que esa pericia para él no era del todo confiable, pero el Instituto Balseiro les sacó las dudas a todos”.

“En el juicio dieron vuelta (la imagen) de computadora y todos vieron cómo debajo de José Luis Fernández decía muy clarito `Miguel Bru`”, señaló Rosa.

Al respecto, el abogado de la familia Bru, Omar Ozafrain, sostuvo que la pericia del libro de guardia fue “definitiva y fundamental para llevar a los jueces a la convicción de que Miguel había sido detenido en esa comisaría, lo que, por supuesto, los acusados y sus defensas negaban”.

Miguel y Jorge integraban un equipo de fútbol de la facultad y un día en que debían juntarse a jugar la víctima no apareció y otro de los compañeros comentó que no lo encontraban, pero, en principio, nadie sospechó que le hubiera ocurrido algo malo.
De acuerdo a la investigación posterior, Miguel se había ido a cuidar una casa en la zona de Palo Blanco, en el partido de Magdalena, donde se hallarían algunas prendas de vestir que un pescador dijo pertenecían al joven desaparecido.

Por su parte, Rosa comenzó a buscar a su hijo, quiso radicar la denuncia por su desaparición y la derivaban de una seccional a otra sin querer tomarle los datos; mientras los compañeros de Miguel la acompañaban e iban también a los hospitales.
“Un día vienen varios compañeros y dicen: ´Che, ¿se acuerdan las denuncias de Miguel?´ y ahí nos empezó a caer la ficha de todo. Al principio no lo podíamos creer, pero todo era muy raro. Empezamos a pensar que la novena podía estar implicada en la desaparición de Miguel” relató Jaunarena.

La familia recorri distintos lugares en procura de los restos de Miguel FotoArchivo
La familia recorrió distintos lugares en procura de los restos de Miguel. /Foto:Archivo

Los compañeros y compañeras de la facultad comenzaron a movilizarse, a marchar por el centro platense exigiendo respuestas a la pregunta “¿Dónde está Miguel?”, la que escribieron en carteles, paredes y remeras; al tiempo que Rosa encabezaba las movilizaciones.

“Era la mamá de nuestro compañero y era fundamental en las movilizaciones. Ahí afloró, ahí despertó la lideresa que es hoy”, reflexionó el amigo de Miguel con admiración.

Jaunarena se desempea como Secretario de Derechos Humanos de la Facultad de Periodismo de la Universidad platense Foto Eva Cabrera
Jaunarena se desempeña como Secretario de Derechos Humanos de la Facultad de Periodismo de la Universidad platense. /Foto: Eva Cabrera

Recordó los llamados anónimos que decían haber visto a Miguel en tal lado; o saber que estaba enterrado en tal otro, datos que, como afirmó Jaunarena “eran falsos para despistar y sacar a Rosa del escenario urbano, sacarla de la lucha y desgastarla, lo que nunca pasó”.

Esta desesperada búsqueda se veía obstaculizada por el juez Amílcar Vara, quien años más tarde sería destituido por irregularidades y connivencia policial en 26 causas, entre ellas, la de Miguel.

Un reclamo que lleva 30 aos Foto Archivo
Un reclamo que lleva 30 años. /Foto: Archivo

“Para mi, Miguel Bru está vivo”, repetía Vara ante la requisitoria periodística para desviar la pista que conducía al personal de la comisaría novena.

Sin embargo esta pista se confirmó cuando varios jóvenes que habían estado detenidos en esa seccional el 17 de agosto de 1993 contaron que Miguel había sido torturado allí.

El testigo clave que dijo que a Miguel Bru lo hicieron “cenizas”

Horacio Suazo, un preso de la comisaría novena de La Plata que fue testigo de las torturas de los policías a Miguel Bru en 1993 y murió nueve días después de ser liberado durante un operativo policial presuntamente “armado”, le contó a su hermana que creía que los efectivos convirtieron el cuerpo del joven en “cenizas” y se convirtió en un “testimonio clave” a pesar de que nunca llegó a declarar en el marco del expediente.

Celia Giménez, hermana de Suazo, reveló en un video producido y difundido por Télam Audiovisual que ella fue a visitar a Horacio a dicha seccional en 1993 y que él le relató lo ocurrido allí con Miguel Bru el 17 de agosto de ese año.

Según la mujer, al joven estudiante de Periodismo, a quien conocía de cruzarlo en las plazas platenses, lo estaban torturando hasta que “en un momento se desvaneció y lo sacaron arrastrando”.

“Mi hermano pensó que se había desmayado y después ve que se llevaban bidones de nafta y me dijo: `Para mí, lo quemaron, y las cenizas se las lleva el viento, y nunca lo van a encontrar a ese pibe`“, recordó Celia, quien fue la primera testigo en relacionar la desaparición del estudiante con los policías.

Según Giménez, su hermano fue trasladado luego al penal de Olmos, de donde recuperó la libertad el 20 de octubre de 1994, y que nueve días más tarde lo mataron en un operativo policial con “pruebas armadas”.

Tras el fallecimiento de Suazo, quien no llegó a declarar en el juicio realizado en 1999, su hermana se entrevistó con Rosa Schoenfeld, madre de Miguel, y le contó lo que le había dicho él.

En el debate oral sí declaró otro de los detenidos en la seccional novena, Jorge “Chavo” Ruarte, quien en una de las audiencias describió que a Miguel “lo estaban bolseando (le colocaban una bolsa en la cabeza para asfixiarlo), en una silla, esposado con las manos atrás, y le pegaban en la panza para que se quedara sin aire”.

“Él pedía por favor que lo dejaran de golpear, y ellos seguían y seguían”, relató el testigo y agregó: “Cuando miré de vuelta, Miguel ya no estaba más en la silla sentado (…) Los policías estaba nerviosos, rodeándolo, y se ve que lo querían revivir con una jarra de agua.”

Durante esa declaración, Ruarte identificó a tres de los acusados presentes en el recinto, tras lo cual, dijo que había recibido “un ofrecimiento” de parte de la defensa para cambiar su testimonio y que también lo habían querido matar.

Además de Suazo, otro testigo clave fallecido fue Mauro “Beto” Martínez, asesinado en 2002 por la policía.

“Parece que quedé yo solo. Celia también, capaz. Pero a los testigos los mataron a todos“, señaló a Télam el propio Ruarte.

Uno de ellos, Mauro “Beto” Martínez, declaró en el juicio que se siguió en mayo de 1999 a cuatro policías por el hecho.

“A Miguel lo tenían en la oficina del servicio de calle. Se escucharon gritos y cuando miramos por la ventanita de la celda se veía que estaban torturando al muchacho que resultó ser Miguel Bru”, declaró Martínez.

También fueron claves las pericias en el libro de guardia que permitieron comprobar que había sido borrado el nombre de Miguel y que constaba que había ingresado en esa seccional entre las 19 y las 20 del 17 de agosto.

Eugenio Zaffaroni y Estela de Carlotto le dieron su apoyo a la mam de Miguel Foto Archivo
Eugenio Zaffaroni y Estela de Carlotto le dieron su apoyo a la mamá de Miguel. /Foto: Archivo

Finalmente, el 17 de mayo de 1999, la justicia condenó a prisión perpetua al exsubcomisario Walter Abrigo, quien murió en la cárcel; y al sargento Justo López, por el homicidio y desaparición del estudiante de periodismo; mientras que por encubrimiento fueron sentenciados el excomisario Domingo Ojeda y el exoficial Ramón Ceressetto.

“Rosa pensó que en el juicio iba a surgir el dato para encontrar el cuerpo de Miguel, pero terminó el juicio y eso no pasó; entonces tenía como un sabor amargo ese juicio, porque era una decepción muy grande para ella”, recordó con pesar Jaunarena.

La madre de Miguel ofreció a López interceder por su libertad a cambio de que le dijera dónde estaba su hijo, pero el expolicía nunca accedió.

An no hay certezas sobre el destino del cuerpo del estudiante platense Foto Archivo
Aún no hay certezas sobre el destino del cuerpo del estudiante platense. /Foto: Archivo

“López no habla a pesar de ser tentado con la libertad. No sabemos por qué no habla…o si, es ese espíritu de cuerpo, esa maldad y resentimiento. Era tal el grado de impunidad con que se manejaban que sienten resentimiento por haber sido castigados por sus delitos. Sabemos del odio que le tiene a Rosa y a la familia”, puntualizó el amigo.

En tanto, al cumplirse 30 años del caso, se inauguró una muestra de fotos denominada “¿Dónde está Miguel?”, en el Espacio de Memoria de la excomisaría quinta de La Plata y en la que se muestra a Miguel de niño en el colegio, a un joven y vivaz lleno de sueños, y también permite un recorrido por las marchas, vigilias y rastrillajes en busca de sus restos.

Una de las vigilias en recuerdo del joven que quera ser periodista Foto Archivo
Una de las vigilias en recuerdo del joven que quería ser periodista. /Foto: Archivo

A su vez, este jueves a la noche, en la tradicional vigilia encabezada por Rosa, familiares, amigos y organizaciones sociales se darán cita en las puertas de la comisaría novena a la hora en la que el joven ingresó con vida en 1993, para preguntar una vez más “¿Dónde está Miguel?”.

Relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *